skip to Main Content
Averia Lavadora Ppal

Averías más comunes en la lavadora y cómo solucionarlas

Uno de los electrodomésticos más comunes presentes en casi todas las casas es la lavadora. Es la máquina encargada de lavar la ropa por nosotros, evitando por tanto que tengamos que hacerlo a mano o recurrir a una lavandería. Por eso cuando la lavadora se estropea suele interrumpir la rutina de limpieza de nuestro hogar y causar muchos inconvenientes.

Sin embargo, en muchos casos no podemos evitar que ocurran fallos o bien ocurren de manera accidental. Te explicamos las averías más comunes de la lavadora, así como la forma de solucionarlas. Repasando también los distintos componentes de un aparato de este tipo para que puedas conocerlos en caso de decidir no contar con un fontanero profesional y hacer tu mismo el arreglo. Además te damos algunos consejos para mantener tu lavadora perfecta durante el mayor tiempo posible.

Partes de una lavadora

Antes de entrar en los detalles de las averías más comunes en las lavadoras, es importante ver las partes que las componen. Ya que de este modo podremos entender mejor su funcionamiento, así como los problemas que pueden surgir y la manera de arreglarlos. Los componentes de una máquina para lavar la ropa son los siguientes:

  • Tambor. Interior de la lavadora, suele ser una pieza grande redonda metálica donde colocamos la ropa para lavar.
  • Motor. El encargado de que gire el tambor en los lavados. Cuenta con una correa que debe encontrarse tensa.
  • Programador. Panel en el que seleccionamos el programa de lavado que queremos usar. Se conecta con el motor principal, las electro-válvulas y la puerta para su funcionamiento.
  • Pulsador. El botón de encendido y apagado del aparato.
  • Cierre de puerta. En las lavadoras modernas este sistema es eléctrico para evitar que se pueda abrir la puerta mientras la lavadora está en funcionamiento.
  • Electro-válvula de entrada de agua. Esta válvula regula el acceso del agua a la cubeta del detergente y suavizante.
  • Mangueras de salida y entrada del agua. Los conductos por los que entra el agua para lavar y se evacua el agua tras el lavado.
  • Condensador. Se encuentra conectado a la bobina de centrifugado y a los programas de lavado normal.
  • Resistencia. La pieza encargada de la temperatura del agua que se selecciona para cada lavado. Se sitúa junto al termostato.
  • Termostato. Es la pieza encargada de activar o cortar la corriente para controlar la temperatura del agua junto con la resistencia.
  • Módulo de control electrónico. Regula el funcionamiento del motor y del centrifugado.
  • Presostato. Este elemento es el responsable de cortar la entrada de agua en la lavadora una vez ha detectado que el nivel es suficiente para hacer el lavado.
  • Filtro de red. Este componente deriva a tierra cualquier interferencia eléctrica para evitar problemas en la red doméstica.

Una vez vistos los componentes principales de una lavadora vamos a ver cuáles son los problemas de funcionamiento más comunes que suele presentar.

La lavadora no gira

Si al poner en marcha la lavadora vemos que el tambor no gira tenemos que buscar el origen del problema. Que habitualmente se encuentra en el programador, en el motor o en la correa del motor. Para poder comprobarlo será necesario hacer algunas pruebas.

Cuando sea posible poner cualquier programa de la lavadora y que comience a funcionar correctamente, debemos descartar problemas con el programador. Sin embargo, cuando el motor suene pero no gire el tambor podemos sospechar que la avería se encuentra en la correa que conecta el motor con el tambor. En este caso habrá que sustituir esta pieza por una nueva.

Sin embargo, puede darse también el problema más grave de todos. Y es que el motor no suene y por tanto no se ponga en marcha. En este caso lo más probable es que haya un fallo en el motor, por lo que será más recomendable sustituir la máquina completa que hacer un arreglo.

El tambor gira de manera irregular

Cuando el tambor si funciona, pero no lo hace correctamente sino de manera irregular. También podemos sospechar de problemas con el motor o la correa. En la mayoría de los casos se trata simplemente de que la correa se ha aflojado, por lo que simplemente necesitamos que un profesional la sustituya.

Aunque también puede ocurrir que hayamos añadido ropa en medio del lavado y que por tanto las prendas no se encuentren bien distribuidas. De manera que al centrifugar se haya desequilibrado el tambor. En este caso se trata de un fallo puntual por lo que no hay que preocuparse. Ya que en el siguiente lavado es probable que funcione correctamente.

No entra agua en la lavadora

En la mayoría de los casos en los que no entra agua suficiente en la lavadora, el origen se encuentra un una acumulación de cal. Así que, como ocurre cuando necesitamos desatascar un lavabo, será necesario limpiar las distintas piezas para eliminar los restos minerales. Habitualmente esta acumulación se forma en la electro-válvula. Aunque también puede averiarse por un fallo eléctrico, en ese caso habrá que sustituir la pieza.

Sin embargo, puede tratarse de un atasco pero que el problema no esté en la electro-válvula sino en el presostato. Que falle por acumulaciones de restos de detergente en los conductos. En este caso bastará por tanto con limpiar estas tuberías.

La lavadora no desagua

Es posible que la lavadora haga los programas de lavado correctamente. Pero que sin embargo a la hora de desaguar el agua se quede acumulada en el tambor. Hay que indicar que el agua se desagua gracias a la acción de una bomba que se activa gracias al programador cuando llega el momento de evacuar el agua.Por lo que cuando esto no ocurre puede deberse a que la bomba de agua esté averiada o bien a que los filtros que se encuentran antes del motor se hayan atascado.

En este último caso será suficiente con limpiar los filtros. Sin embargo si el problema es de la bomba habrá que sustituirla por una nueva. También puede ocurrir que se haya producido un atranco en la tubería de desagüe de la lavadora. Por lo que habrá que contactar con un profesional para que haga un trabajo similar al que se hace para desatascar el wc.

No funcionan los programas de lavado

Cuando el problema tenga que ver con que no funcionan los programas de lavado, la avería claramente se encuentra en el programador de la lavadora. En función de la antigüedad de la lavadora es posible reprogramarlo o bien sustituirlo. Ya que en las máquinas más modernas se trata casi de un pequeño ordenador que maneja variables como la composición de la colada, el tiempo de lavado o la temperatura para elegir el programa más adaptado. Por lo que habitualmente se suele solucionar con una reprogramación.

Sin embargo, cuando sea una lavadora antigua en la que se seleccionan los parámetros manualmente mediante ruedas o botones, es normal que haya que sustituir alguno de estos elementos. Ya que se puede haber estropeado el mecanismo con el uso o el paso del tiempo.

La lavadora da descargas eléctricas

En este caso el problema no suele tener que ver con el funcionamiento de la lavadora en sí misma. Sino con que el aparato no dispone de una toma de tierra. Para solucionarlo contacta con un electricista para que lo compruebe y le ponga solución.

La puerta no se abre

La mayoría de lavadoras cuentan con un sistema de seguridad que impide la apertura de la puerta mientras se encuentra en funcionamiento. De este modo se evitan inundaciones accidentales o que el aparato pueda ponerse en marcha con la puerta abierta. Por lo que es posible que aún quede agua en el tambor y que por eso no nos permita abrirla.

Compruébalo y en caso de detectar agua en el tambor selecciona un programa de centrifugado o de salida del agua. Una vez hecho la puerta debería poder abrirse pasados unos segundos o minutos, en función de la lavadora.

Por otro lado, hay aparatos modernos que incluyen una opción de control de apertura para niños, si tu modelo cuenta con ello es posible que no puedas abrir la puerta por este motivo. Simplemente desactiva esta opción y podrás abrir la puerta.

Consejos para evitar averías en tu lavadora

Tras haber revisado las averías más comunes en la lavadora y cómo solucionarlas. Vamos a ver algunos consejos que pueden ayudarte a alargar la vida útil de tu máquina para hacer la colada.

  • Limpia regularmente el interior de la lavadora. Así evitarás que aparezcan malos olores y que la colada pueda salir manchada. Lo más recomendable es utilizar un desincrustante.
  • Mantén limpio el desagüe. Ten en cuenta que se trata del lugar por el que se evacúa el agua sucia. Por lo que necesita lavarlo habitualmente para que se conserve limpio.
  • Elimina cualquier acumulación de detergente o suavizante que quede en las cubetas. Así evitarás obstrucciones que deriven en un mal funcionamiento.
  • Limpia la goma de la puerta de la lavadora. Es normal que se acumule agua y que aparezca moho o mal olor que puede pasarse a la colada.
  • Airea el tambor y el cajón del detergente tras cada uso. Simplemente basta con dejar la puerta abierta para que se elimine la humedad y se evite la aparición de moho.

Pide presupuesto













Call Now Button