skip to Main Content
Fuga Agua Ppal

Cómo detectar fugas de agua

Las fugas de agua puede causarnos graves problemas. No solo daños por humedades en nuestro hogar, sino también un aumento considerable en la factura del agua. Por eso es muy importante aprender a detectar fugas de agua y poder ponerles solución lo antes posible.

Las fugas de agua en realidad no son más que pérdidas de agua en pasos, tuberías y demás conexiones. Pero pueden ser el origen de problemas graves y costosas reparaciones. A continuación te explicamos los motivos, síntomas y formas de detectar fugas de agua. Para que llegado el momento identifiques el problema y puedas ponerte en contacto rápidamente con una fontanería urgente de fugas de agua.

Principales motivos por los que hay fugas de agua

Estas pérdidas de agua suelen tener como origen puntos de desagüe y, especialmente, conexiones entre tuberías y accesorios. Como pueden ser grifos o calderas. Habitualmente por tanto, las fugas suelen producirse por deficiencias en las instalación. Bien sea porque la instalación no la haya llevado a cabo un fontanero profesional, o por el deterioro de los componentes.

No es raro que las gomas de las llaves de paso y los tubos de conexión se desgasten con el paso del tiempo. O incluso que las conexiones se aflojen, permitiendo pequeñas pérdidas de agua. Aunque por otro lado, es habitual también encontrar deterioros en las propias tuberías de la vivienda.

En el caso de problemas con las tuberías hay varios motivos que pueden llevar a que ocurra una fuga de agua. En primer lugar el estado de las tuberías con el paso del tiempo. Es decir, en instalaciones antiguas es relativamente común que se produzcan pérdidas por el desgaste de las cañerías. Que pueden llegar a romperse si se encuentran en muy mal estado.

Otro motivo bastante común son las malas conexiones entre distintas tuberías, bien por un fallo humano o por el desgaste normal. Y por último, una subida de la presión del agua en la vivienda es otro problema habitual. Esta subida puede causada por fuertes lluvias o por una bomba de agua en mal estado. Pero en cualquier caso nunca tiene un buen efecto sobre las tuberías.

Síntomas que indican que hay una fuga de agua

Una vez que sabemos los principales motivos por los que se dan las fugas de agua, vamos a ir un paso más allá. Para poder detectar estas pérdidas hay varios síntomas que pueden indicarte que podría estar produciéndose una fuga de agua en tu domicilio. Son los primeros indicios que pueden hacerte sospechar que puede haber un problema en las tuberías o conexiones de tu casa.

Si notas que se levantan zonas del suelo o aparecen humedades en las paredes, es bastante probable que haya una fuga de agua. Otro síntoma suele ser una subida en la factura del agua. Aunque cuando la pérdida sea pequeña es difícil notarlo claramente en el gasto. De cualquier modo, revisa el consumo ante cualquier duda.

Por otro lado, si hay una fuga de agua en tu domicilio es probable que oigas sonidos de agua cuando no se esté utilizando. Lo mismo puede ocurrir con el calentador del agua. Si no deja de funcionar cuando no se está usando conviene revisar que no pierda agua por ninguna válvula.

Además, es habitual que aparezcan manchas oscuras en las zonas afectadas, pueden ocurrir por varios motivos. Pero es recomendable observar su evolución, si aumentan será recomendable pensar en una posible fuga.

Cómo encontrar el origen de la fuga de agua

Tal y como hemos comentado, hay varios síntomas que nos pueden indicar que se está produciendo una pérdida. Para poder detectar dónde se está perdiendo agua te contamos varios trucos. Así, una vez hayas descubierto el lugar de la instalación de fontanería de la vivienda donde esté la fuga de agua, será más sencillo solucionarlo.

  • Si tienes un termo eléctrico en casa, revisa el tanque y la válvula de liberación de presión del calentador de agua caliente. En muchas ocasiones estas conexiones no están bien ajustadas y pueden perder agua sin que apenas nos demos cuenta. Por otro lado, con el calentador apagado presta atención a si emite algún sonido. En caso de que notes un sonido como un siseo es posible que haya una fuga que no se detecta a simple vista.
  • Puedes buscar la fuga también en los inodoros. Retira la tapa del tanque y presta atención a cualquier sonido que pueda indicar pérdida de agua. Puedes añadir también colocarte al agua y comprobar si cae por la taza, de ser así sabrás que es el WC lo que tiene una fuga.
  • Comprueba que todos los grifos de la casa cierran bien, incluyendo los del jardín o patio se hubiera. Revisa también las duchas, ya que suelen ser un punto fácil de pérdida de agua. Además, de tener una solución tan sencilla como cambiar el cabezal.
  • Si después de haber revisado los puntos anteriores no han encontrado la fuga pero sigues sospechando de su existencia, hay otra manera de comprobarlo. Cierra bien todas las llaves de paso de la casa y observa el contador del agua. En caso de que siga corriendo, tendrás la confirmación de que efectivamente hay una fuga-

Puede ocurrir que aunque no hayas encontrado el origen de la fuga de agua, los indicios de que hay una persistan. En ese caso no dejes de contactar con unos fontaneros profesionales. Hay ocasiones en que es difícil detectar por dónde se está perdiendo agua. En esos casos solo un experto con experiencia puede hacerlo.

Consejos para evitar fugas de agua

Si bien es cierto que no se puede prever que haya una fuga de agua y en muchos casos ocurre de manera imprevista, sí hay algunas cosas que podemos hacer. Lo mejor es mantener la instalación de fontanería de la vivienda en buen estado.

Las obstrucciones pueden terminar siendo la causa de la rotura de una tubería y su posterior fuga de agua. Por eso es recomendable poner filtros en las tuberías. Así evitaremos que puedan colarse objetos o elementos que pueden crear un atasco.

Así mismo, hay que evitar deshacerse de aceite o productos químicos por el desagüe. Pueden adherirse a las paredes de las tuberías causándoles un daño irreparable. No solo pueden formar atascos, sino que en ocasiones pueden corroer los conductos por dentro provocando su ruptura.

Por último, intenta incluir en tu planificación de limpieza la rutina de revisarlos desagües. Esto consiste en controlar los drenajes y los tapones o rejillas que pueda haber instaladas. Si sospechas que puede haber caído grasa, vierte agua hirviendo para que se deshaga y pueda salir. Con esta sencilla rutina podrás anticiparte a un atasco y evitar fugas de agua asociadas.

1
×
Si lo deseas puedes contactacnos por WhatsApp.
Back To Top