skip to Main Content
Ducha Empotrada Ventajas Desventajas

Ducha emportrada, ventajas e inconvenientes

El acto de ducharse, siempre ha estado asociada con la higiene, algo que todos hacemos diariamente y que es necesario para nuestra limpieza. Pero poco a poco, el concepto se ha ido ampliando, ¿por qué no aprovechar nuestra limpieza diaria para tener, además, una experiencia relajante y confortable al mismo tiempo? Y esto es lo que permite tener una ducha empotrada en tu baño. Interesante, ¿verdad? Vamos a ver en qué consiste y por qué cada día se instalan más en todo tipo de cuartos de baño.

¿Cómo es una ducha empotrada?

Cuando nos referimos a una ducha empotrada hacemos referencia a un habitáculo separado del resto del baño por unas mamparas en donde los elementos de grifería se encuentran instalados dentro de una pared. Las tuberías se ejecutan por detrás de los azulejos y de esta forma, tanto los mandos, los jets, la alcachofa o el rociador, son los únicos que quedan al descubierto, ofreciendo una sensación de amplitud muy estética en un cuarto de baño.

 

Suelen ser muy accesibles y se ubican a ras del pavimento, por lo que debido a su espacio y a la accesibilidad que ofrecen, son perfectas en aquellos cuartos de baño con poca superficie o donde son usados por personas mayores. Por esto, cambiar una bañera por un plato de ducha es algo que hoy por hoy es tendencia en las reformas.

Ventajas de las duchas empotradas

Elegir una ducha empotrada en vez de una bañera convencional, puede ocasionar las siguientes ventajas:

Mayor estética

Aparte de la sensación de continuidad y de la amplitud que dan, las duchas empotradas suelen estar constituidas a partir de acero inoxidable, esto proporciona una gran armonía y esbeltez a un cuarto de baño. Además, al estar solo visibles los elementos esenciales, se consiguen líneas más elegantes y rectas.

Mayor espacio

Todos conocemos los clásicos cuartos de baño con la típica bañera y el espacio que quitaba. Una ducha empotrada ocupa mucho menos y, al estar prácticamente enrasada con el pavimento restante, da una mayor sensación de amplitud. Y si lo que gusta son los espacios minimalistas, la ausencia de elementos liberan espacio y, además, evita una sensación de sobrecarga en el baño.

Más sencillas de limpiar

Es lógico pensar que cuantos menos elementos haya, las tareas de limpieza serán mucho más rápidas y sencillas. Por otro lado, el espacio que ocupan es totalmente accesible y sin barreras de ningún tipo, aspecto que facilita mucho las tareas higiénicas.

Versatilidad en cuanto a personalización

El mercado dispone de una gran variedad de modelos, se pueden escoger todo tipo de elementos al gusto, colocarlos a la altura deseada y una gran gama de colores y gamas. Los jets dan una sensación muy agradable en todo el cuerpo, los rociadores de techo están disponibles con múltiples funciones y programas de aromaterapia y cromoterapia, pueden elegirse, también, rociadores de pared, cascadas, todo tipo de soportes… ¡Todo a gusto del consumidor y totalmente personalizable!

Alcachofas de gran tamaño

Al quedar la alcachofa totalmente fija en la pared, es posible optar por modelos grandes y sofisticados. Las hay de todos tipos; desde aquellas que imitan al agua de lluvia hasta las que el agua resbala sobre ella, minimizando el consumo y ganando en confort a la hora de asearse.

Alcachofa de ducha empotrada

Inconvenientes de empotrar la ducha

A este respecto, no faltan los detractores de este tipo de duchas. El argumento más generalizado es su difícil instalación y reparación en caso de una avería. Lo cierto es que no es así; si pensamos en una ducha convencional y otra empotrada, el proceso de instalación es similar, los fontaneros profesionales siempre tendrán que trabajar detrás de las paredes para llevar las instalaciones.

Sin embargo, sí que es cierto que las duchas empotradas suelen tener muchos más elementos que una convencional, pero esto es por decisión del usuario, ya que este tipo de sistema permite muchos accesorios para que una ducha sea una experiencia relajante y confortable. Por lo tanto, a más accesorios, mayor instalación y probabilidad más alta de que haya una avería.

Por otro lado, está la grifería; aquí sí que es verdad que suele ser más cara en una ducha empotrada que en una convencional, pero claro, a mayores prestaciones mayor precio, esto es algo normal en el mercado. Si realmente queremos poner un problema a este sistema, este es que al estar todos los elementos fijos en la pared, hay que decidir bien a qué altura deben estar colocados, ya que su cambio implicará la realización de algún tipo de obra de albañilería y fontanería.

Cómo elegir la grifería empotrada para tu baño

Hasta hace relativamente poco, la grifería se elegía priorizando la funcionalidad y la calidad de los materiales. Hoy en día, hay aspectos que cobran la misma, o más, importancia, como pueden ser los colores o las distintas funciones que pueden tener sus grifos. Lo estético es importante, pero dada la gran cantidad de posibilidades que tiene una ducha empotrada, la elección de los diferentes elementos cobra especial relevancia.

Así, en una ducha empotrada, te aconsejamos que no solo te fijes en su material y en su color, piensa en la gran cantidad de posibilidades; rociadores, jets, tipos de alcachofa, que sean monomandos, termostáticos, etc. Por lo que la decisión más importante debe ser aquella que te proporcione la mayor experiencia de confort y relajación posible.

    Pide presupuesto














    Responsable: Propietario de la web.
    Finalidad: Envío de información solicitada.
    Legitimación: Consentimiento del interesado.
    Destinatarios: Propietario de la web
    Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como derechos detallados en la información adicional.

    contactar con fontanero

    Call Now ButtonTeléfono 24 horas