skip to Main Content
Ventajas Ducha De Obra

Las ventajas de las duchas de obra

En los últimos años las duchas de obra han ganado protagonismo frente a los platos prefabricados y las bañeras. Se trata de una manera de integrar totalmente la ducha dentro del espacio dedicado al aseo, lo que tiene múltiples beneficios tanto a nivel estético como de aprovechamiento del espacio. Hablamos con nuestros fontaneros en Madrid para saber cuáles son los principales motivos para hacer cabinas de ducha de obra.

Ducha de obra en cuarto de baño blanco minimalista

Son estéticamente más atractivas

Antiguamente el cuarto dedicado al aseo no merecía ningún esfuerzo estético. Sin embargo, la decoración de baños hoy en día es tan importante como la del salón o el dormitorio. Los cuartos de baño con ducha de obra nos dan la oportunidad de adaptar su diseño a la idea que tenga cualquier cliente. Desde espacios minimalistas de color blanco inmaculado a baños rústicos con duchas de piedra.

Las duchas de obra permiten aprovechar mejor el espacio

Este es el motivo principal por el que se suele querer cambiar baño por el plato de ducha. Ya que permite optimizar el espacio disponible, especialmente en un baño pequeño, aunque si quieres hacerlo al milímetro entonces lo mejor es que sea de obra. Así ahorrarás espacio con una zona de la ducha adaptada que permita una sensación de mayor amplitud.

Puedes elegir entre una gran variedad de materiales

No importa cómo sea la ducha que siempre hayas imaginado, de piedra, gresite, mármol, microcemento o incluso madera. Hoy en día puedes construir una ducha de obra con una amplia gama de materiales y acabados, consiguiendo que combine a la perfección con el resto del baño. Además es posible añadir complementos que protejan el desagüe y favorezcan la evacuación evitando tener que llamar a un servicio de desatascos constantemente.

Aseo pequeño con una ducha de obra

Son mucho más cómodas

Es cierto que normalmente pensamos que una ducha es más cómoda en la reforma de baños pequeños, pero también lo es en los grandes. Habitualmente se suele colocar la ducha a ras de suelo aportando cierta pendiente para que el agua fluya hacia el desagüe. Esto hace que no haya que saltar ningún escalón para entrar en la ducha y que no tengamos que preocuparnos de que agua se salga fuera.

Las duchas de obra son más seguras

Cuando hacemos una ducha de obra siempre nos debemos asegurar de colocar un material antideslizante en la base. Haciendo que sean más seguras que los platos convencionales y que las bañeras. Por otro lado, el hecho de que se encuentren al mismo nivel que el suelo también reduce el riesgo de accidentes.

Son perfectas para personas con movilidad reducida

Una ducha de obra a nivel del suelo a medida es fundamental para personas impedidas o con dificultad de movimientos. No sólo por el hecho de que sea más fácil acceder al poder eliminar el paso de acceso, sino también porque se pueden hacer a la medida que sea más cómoda e incluso con bancos y agarraderos de obra.

Baño reformado con una ducha de obra instalada

Se limpian rápidamente

Una cabina de ducha siempre es más fácil de limpiar que una bañera al poder acceder más fácilmente a todos los rincones. Pero en el caso de las hechas de obra esto suele ser aún más sencillo, ya que no hay zonas muertas y puedes meterte dentro para hacer la limpieza.

Son fáciles de instalar

Se puede hacer una ducha de obra en cualquier aseo o cuarto de baño independientemente del espacio del que dispongamos al realizarse siempre a medida. Además, se adaptan perfectamente a la estética integrándose en el resto de la estancia. Aunque es cierto que debemos contar siempre con un profesional a la hora de hacer cualquier reforma en el baño para asegurar unos acabados de calidad.

Call Now ButtonTeléfono 24 horas