skip to Main Content
Oxido Ppal

Cómo reparar una tubería de hierro oxidada

Es muy habitual, especialmente en casas antiguas, que se den problemas en la instalación de fontanería de la vivienda. Son muchas las averías que pueden aparecer. Pero una de las cosas más comunes es la presencia de óxido en los conductos de agua. Además, aunque inicialmente no suponga un gran trastorno para la rutina diaria. Si no se pone solución y se reparan las tuberías de hierro oxidadas es posible que la situación se agrave.

Por eso, como fontaneros profesionales con experiencia en este fenómeno, vamos a ver todo lo relacionado con tuberías oxidadas. Así como ver las distintas maneras de ponerle solución. Aunque recuerda que los trabajos necesarios para reparar tuberías de hierro oxidadas tienen que llevarlos siempre a cabo profesionales del sector.

Cómo detectar si hay óxido en las tuberías de hierro

La verdad es que cuando el problema ya es grave, es muy sencillo detectar la presencia de óxido en el agua que sale por los grifos de un hogar. Ya que el agua se tiñe de un color marrón o amarillento. Esto se debe a que el interior de los conductos de hierro está pasando por un proceso de oxidación. Y el agua arrastra parte de estas partículas. Por lo que debemos ponernos en acción para solucionar el problema y volver a disfrutar de un agua transparente.

Si bien es cierto que la presencia de óxido en el agua no supone un problema para nuestra salud en pequeñas cantidades. Sí puede serlo a la larga. Además de suponer un deterioro de la instalación de fontanería que terminará por derivar en una fuga de agua o rotura de cañerías. A la hora de mudarse a una nueva vivienda es importante abrir los grifos y dejar correr el agua antes. Ya que puede ser uno de los problemas a tener en cuenta al adquirir una casa.

De ahí la importancia de contactar con un fontanero en cuanto se note que ha variado el color del agua que sale por los grifos de nuestra vivienda. En caso de que se trate de una vivienda que se va a adquirir o a la que vamos a mudarnos. Es importante detectar este problema con antelación para incluirlo en la negociación.

Principales riesgos de las tuberías oxidadas

Tal y como hemos dicho, la presencia puntual de óxido en las tuberías de nuestro hogar no supone un riesgo para la salud. Aunque sí puede serlo a largo plazo si se consume ese agua. Ya que es posible que se acumule un exceso de hierro en el cuerpo. Sin embargo, el tema sanitario no es el factor de riesgo más alto de contar con óxido en nuestras cañerías.

Otro de los inconvenientes que tiene que el agua del grifo contenga óxido y por tanto haya cambiado de color tiene que ver con la colada. Ya que lo habitual es que las prendas de colores claros se vean teñidas de ese característico color marrón. Además de manchar el lavabo y la bañera o ducha al asearnos.

Por último, el mayor riesgo que entrañan unas tuberías oxidadas y por lo que hay que repararlas rápidamente es por su deterioro. Ya que el óxido corroe el interior de los conductos y a medio-largo plazo avanzará hasta provocar fugas de agua. Así como rotura de las cañerías en el peor de los casos.

Limpiar tuberías oxidadas

Tal y como hemos indicado, es muy importante contactar con un experto en fontanería para eliminar el óxido de las tuberías en cuanto se detecte. Una de las maneras de hacerlo es simplemente limpiando el interior de los conductos para eliminar cualquier resto de las zonas oxidadas. Aunque hay que tener en cuenta que esta es una solución temporal. Y que solo es válida cuando las tuberías no estén en muy estado.

Para ello se pueden usar unos productos químicos especializados de limpieza. Disponibles tanto para tuberías de agua potable como no potable. El problema es que este tipo de soluciones se pueden aplicar sólo en los tubos de salida de la vivienda. Pero la ventaja es que pueden evitarnos tener que cambiar algún tramo de tubería. Por lo que no debe descartarse esta opción.

Además de aplicar el producto específico. Lo habitual es que el fontanero utilice también unas herramientas específicas. Que introducirá en las tuberías para raspar el óxido de las paredes de las tuberías. Y que así la limpieza de los conductos sea mucho más efectiva.

Cambiar tuberías oxidadas

Cuando en proceso de oxidación de las tuberías de hierro esté muy avanzado. Es posible que no sea posible limpiar el interior de los conductos. En estos casos la única solución es cambiar la instalación de fontanería completa o bien los tramos más afectados. Por lo que es muy importante contar con un fontanero de confianza como JF Servicios que lleve a cabo el trabajo con garantías.

En el caso de instalaciones de fontanería que vayan por el exterior de las paredes, este proceso será menos aparatoso. Pero cuando los conductos se encuentren en el interior de las paredes de la vivienda. Estaremos hablando de una reforma bastante compleja. Que llevará varios días y para la que será necesario picar paredes y volver a rehacerlas una vez se hayan cambiado o reparado las tuberías oxidadas.

Call Now Button