skip to Main Content
Tipos De Calefaccion

Cuáles son los diferentes tipos de calefacción que existen y los más utilizados

Cuando llega el invierno nuestros fontaneros en Madrid reciben todo tipo de consultas sobre los tipos de calefacción y las opciones más adecuadas para cada tipo de vivienda. A lo largo de este artículo vamos a hacer un repaso a las opciones de calefacción más utilizadas en función de la fuente de energía que utilizan, así como a sus características más importantes.

Termostato de la calefacción eléctrica

Calefacción eléctrica

Este sistema de calefacción que se basa en la energía eléctrica tiene como ventaja que no se necesita, por lo general, una gran instalación inicial para ponerlo en marcha. Además de que los distintos sistemas que podemos instalar no necesitan de mucha inversión, ni de mantenimientos, permitiendo regular en todo momento y de manera muy rápida la temperatura.

Las opciones más comunes son:

  • Radiadores de aceite o emisores termoeléctricos. Este sistema genera calor gracias al calentamiento de un aceite por medio de una resistencia eléctrica. No necesita ningún tipo de instalación ya que para su funcionamiento simplemente hay que enchufarlos a la corriente. Por otro lado, tienen un gran poder calorífico, ya que mantienen el calor bastante tiempo después de hacerlos desconectado.
  • Radiadores eléctricos. Estos convectores funcionan al generar aire caliente a través de una resistencias. Es uno de los métodos para calefactar una estancia más baratos y rápidos, ya que se basan simplemente en el principio de que aire caliente al pesar menos que el frío asciende calentando la habitación en la que se coloque.
  • Bombas de calor. Se trata de sistemas de aire acondicionado que permiten elegir la temperatura que queremos, sea fría o caliente. Es muy común en zonas con climas cálidos e inviernos con temperaturas medias.
  • Suelo radiante. Aunque es quizás la calefacción eléctrica más costosa en cuanto a su instalación, también es de las más más eficientes para climas fríos. Se basan simplemente en la colocación de unas mallas debajo del suelo de la vivienda que funcionan como resistencias haciendo que el calor ascienda.

Calefacción por gas o gasóleo

Esta opción es una de las más comunes en nuestro país ya que ofrecen un gran rendimiento calorífico, aunque es cierto que requieren una inversión en instalación y un mantenimiento, aunque puede hacerse de manera escalable como en el caso de una calefacción central para reducir costes. Puede funcionar con gas natural, gas butano y gasóleo. Veamos las distintas opciones:

  • Calderas de gas y de gasoil. Esta opción es una de las más elegidas ya que tanto las calderas de condensación como las estancas o las de bajo NOx permiten tener tanto calefacción como agua caliente sanitaria, puedes saber más sobre cada una de ellas en el artículo que tenemos publicado para elegir un tipo de caldera.
  • Radiadores de agua. En este caso la caldera calienta el agua que pasa por un circuito por la casa emitiendo calor por los radiadores de las habitaciones.
  • Suelo radiante. Un sistema de tubos bajo el suelo de la vivienda permite también que el agua caliente circule calefactando las estancias.

Regulador de la calefacción de suelo radiante

Calefacción por biomasa

Si estás buscando alternativas de calefacción que se basen en energías renovables, la biomasa puede interesarte ya que su fuente de energía proviene de materiales orgánicos como la madera o los pellets. El funcionamiento sin embargo, es muy común al de cualquier otro tipo de caldera. Las opciones más comunes incluyen:

  • Estufas de leña. Usando la madera como combustible la estructura de acero o de hierro fundido se calienta para transmitir el calor al ambiente. Sin embargo requieren un mantenimiento constante para su funcionamiento.
  • Estufas de pellets. En este caso en lugar de leña se usan pellets, consiguiendo un sistema mucho más limpio que además puede llegar a calentar una casa entera haciendo una instalación.
  • Estufas de policombustible. Son similares a las anteriores, solo que cambia la fuente de energía, que en lugar de ser leña o pellets puede usar otros materiales orgánicos como los huesos de oliva.

Calefacción geotérmica

Uno de los nuevos sistemas de calefacción que aún no son muy comunes en nuestro país es la geotérmica. Para su funcionamiento utiliza energía del interior de la tierra por lo que es un tipo de calefacción que usa una energía limpia, aunque aún necesita más desarrollo por lo que es bastante cara de instalar.

Aerotermia

Este innovador sistema de calefacción presenta una eficiencia energética excepcional gracias a usar la energía ambiental del aire para calentar el agua, calentar o enfriar el ambiente. El inconveniente es que los termos y aparatos necesarios son bastante voluminosos por lo que no es apta para pisos pequeños.

Placas solares para la calefacción

Calefacción solar

Mientras que las dos calefacciones anteriores usan la energía del planeta o del aire, en este caso es la solar la que sirve para conseguir energía con la que calentar la casa o el agua. Hay fundamentalmente dos tipos:

  • Energía solar térmica. Paneles solares que son capaces de captar la radiación y transformarla en energía térmica.
  • Energía solar fotovoltaica. Paneles que transforman la radiación directamente en energía eléctrica que puede usarse tanto para calefacción como para uso doméstico.
Call Now ButtonTeléfono 24 horas