skip to Main Content
Oxido Ppal

Cómo eliminar el óxido de hierro del agua

Con el paso del tiempo es posible que comience a formarse óxido de hierro en el interior de las tuberías de nuestros hogares. Esto ocurre de manera habitual cuando metales como el acero o el hierro se van erosionando en presencia de la humedad. Aunque si bien, no se han demostrado aún los efectos negativos de la presencia del óxido del agua en nuestra salud. Está claro que a nadie le agrada ver como el agua de su casa se tiñe de amarillo, rojo o marrón.

Te contamos cómo eliminar el óxido de hierro del agua. Así como los motivos por los que ocurre y cómo detectarlo. En cualquier caso, recuerda que ante cualquier incidencia con tu instalación de fontanería lo mejor es contactar con un fontanero de confianza. De este modo podrás solucionar cualquier problema y anticiparte a averías más graves. No dejes de ponerte en contacto con nuestros fontaneros si crees que hay óxido en el agua de tu hogar o negocio.

 

¿Por qué hay óxido en el agua?

Antes de esgrimir los motivos por los que puede haber óxido de hierro en el agua de tus cañerías. Es importante señalar que es algo relativamente normal. Ya que el óxido puede aparecer en cualquier lugar de una instalación de fontanería siempre que haya hierro o acero y la presencia de humedad. A priori no implica un problema grave. Aunque es cierto que a largo plazo pueden aparecer muchos otros problemas asociados.

El motivo principal de que aparezca óxido en cualquier metal, es el deterioro normal del mismo en un entorno con agua o niveles altos de humedad. De forma que puede aparecer en cualquier punto de nuestro sistema de cañerías. Por lo que la corrosión y el deterioro con el paso del tiempo de las tuberías suele ser el origen de la presencia de este elemento en el agua de los hogares.

Sin embargo, hay ocasiones en que hay que buscar el origen del problema fuera de los límites de nuestro hogar. Ya que también puede darse por un problema en las canalizaciones municipales o bien en los colectores de agua. O que estando dentro de nuestra instalación no tenga que ver tanto con las tuberías. Como con la acumulación de depósitos en el calentador del agua caliente sanitaria. Por lo que necesitarás contar con el trabajo de un experto en reparaciones de calderas y calentadores.

 

 

¿Cómo saber si hay óxido de hierro en el agua de nuestros grifos?

Aunque con el paso del tiempo hay varios indicativos que pueden señalar que el agua de nuestra instalación contiene óxido de hierro. Es un hecho muy reconocible desde casi el primer momento. Esto es debido a que el óxido suele teñir el agua de forma muy reconocible. Sus tintes varían desde un amarillo claro hasta el marrón, pasando por el naranja y el rojo. Te contamos de qué dependen estos colores.

El color amarillo es un claro indicativo de que el agua contiene pequeñas cantidades de óxido de hierro. Este tono, habitualmente claro, surge del contacto entre el metal de la cañería y el oxígeno del agua. Suele ser el primer indicio de un problema de presencia de óxido de hierro en las tuberías de nuestro hogar. Aunque es posible que no notemos ningún otro efecto de la presencia de este elemento. Si detectamos que el agua se ha vuelto amarilla es recomendable contactar con un fontanero.

Cuando el color amarillo desaparece y deja paso a otros tonos como el naranja el rojo y el marrón. Ya no hay duda de que el agua contiene óxido de hierro. Ya que esto es un claro indicativo de una concentración elevada de hierro y oxígeno. Aunque hay que señalar que el color marrón también puede señalar la presencia de dióxido de azufre en nuestra instalación.

¿Cómo afecta la presencia de óxido de hierro en el agua a nuestra vida?

Como hemos comentado anteriormente, no hay que alarmarse en exceso por los efectos del óxido en el agua en nuestra salud. Ya que no se ha demostrado aún que tenga efectos secundarios a largo plazo. Sin embargo, el óxido de hierro en el agua sí supone un problema para nuestro hogar y su equipación. Por lo que podemos hablar de distintos efectos secundarios de este elemento en función de aquello a lo que afecte.

 

 

En primer lugar tenemos que decir que no es agradable que el agua del grifo presente algún color y que no sea transparente como debe ser. Además de que a la larga es habitual que el agua comience a tener cierto sabor desagradable a metal. Por otro lado, cuando hay óxido quiere decir que hay corrosión en las tuberías. Por lo que esto sí puede suponer graves problemas para la instalación. Como el deterioro de las cañerías y la aparición de fugas de agua o fisuras.

Además, el óxido de hierro al entrar en máquinas domésticas como el lavavajillas y la lavadora puede causar problemas que hacen que empeore su funcionamiento. Además de dejar manchas en la ropa de la colada por el tinte presente en el agua causado por el óxido de hierro.

Consejos para eliminar el óxido de hierro del agua

La mejor forma de tomar cartas en el asunto cuando notemos que hay óxido en el agua de nuestras tuberías es ponerse en contacto con un fontanero de manera urgente. Se pueden tomar distintas medidas en función de la gravedad del problema. Por lo que lo primero que hará un profesional es intentar averiguar si el origen del problema está en la instalación de la vivienda. O si  por el contrario, proviene del abastecimiento municipal.

En caso de que el problema se encuentre en el interior de la casa. Será necesario limpiar las tuberías o bien hacer un tratamiento, reparación o sustitución de las zonas afectadas. Ten en cuenta que cuando se ha formado mucho óxido en el conducto de una cañería puede darse una obstrucción. Por lo que es habitual encontrar casos en los que al problema se añade una baja presión del agua. En estas situaciones la mejor opción es sustituir las tuberías.

Cuando el problema esté en la red de suministro. Lo más rápido es contactar con el responsable del municipio para que puedan ponerle solución lo antes posible. Mientras tanto puedes usar filtros en los grifos. Y ante cualquier duda, no consumir el agua del grifo si tienes sospechas.

Call Now Button