skip to Main Content
Averias Bano Ppal

Cómo solucionar y cuáles son las averías de baño más comunes

El cuarto de baño es uno de los lugares de la casa en el que se suelen producir más problemas de funcionamiento. Pero también hay que tener en cuenta que es una estancia con diferentes elementos de los que habitualmente se hace mucho uso. Sin embargo, aunque sea algo relativamente común no hay que quitarle importancia. Ya que las averías de baño pueden convertirse en un problema grave si no se solucionan lo antes posible.

Hoy hablamos sobre cuáles son las averías más comunes que se producen en el cuarto de baño, así como sobre la mejor manera de solucionarlas. De cualquier modo, recuerda que ante un problema grave como una fuga de una tubería es muy importante contactar con un fontanero urgente. Ya que de lo contrario la avería puede hacerse mucho mayor.

Fugas en la grifería

Hay ocasiones en los que la pérdida de agua por un grifo del cuarto de baño es muy evidente. Sin embargo, en muchos casos notamos un incremento en la factura del agua que nos hace sospechar de una posible fuga. Momento en el que nos ponemos a revisar uno a uno los grifos de los baños de la casa. Y es que es muy normal que al menos uno de los puntos de salida de agua de nuestro aseo esté perdiendo agua poco a poco.

Principalmente podemos encontrar tres motivos por los que un grifo puede estar goteando constantemente. El primer es debido al deterioro de la arandela de caucho que se encuentra en la parte más exterior del grifo. Para cambiarla simplemente habrá que desenroscar la parte por las que sale el agua, retirar la pieza y colocar una nueva. Puede ocurrir también que esta pieza esté llena de cal. En ese caso será suficiente con limpiarla con agua y jabón y volver a colocarla en su lugar.

Por último, el problema más molesto a la hora de repararlo puede tener que ver con alguna junta o válvula del interior del grifo. En ese caso habrá que desmontar el grifo entero para encontrar el origen del problema y cambiar la pieza correspondiente. Para ello corta el paso del agua antes de desmontar el sistema. Y recuerda tener mucho cuidado al quitar y poner los latiguillos en la toma de agua.

Atascos en el inodoro

Los atrancos en el wc son otra de las averías más comunes. Suele deberse a un mal uso del inodoro, al desechar por ahí elementos como toallitas higiénicas, productos químicos o restos de comida. En este caso puedes probar a intentar desatascarlo con ayuda de una fregona o un desatascador. Pero nuestra experiencia nos indica que habitualmente estas opciones lo único que consiguen es empeorar el problema. Por lo que la mejor opción ante un problema de este tipo es contactar con un profesional.

Puede ocurrir que el atasco no se encuentre en el propio inodoro sino en la cisterna o en la cadena. En este caso si notas que el mecanismo de descarga está bloqueado o que no puedes tirar de la cadena. Es posible que encuentres una pieza mal colocada en el mecanismo de descarga. Sea un botón o una cadena. Aunque lo más normal es que sea necesario cambiar alguno de los elementos por uno nuevo.

La cisterna del water pierde agua

Otro problema que puede afectar a nuestro inodoro es que la cisterna pierda agua constantemente. Lo que puede ser muy molesto debido al ruido de goteo que no para. Además de hacer que suba el consumo en la factura del agua de nuestro hogar. Esta avería suele ocurrir principalmente por dos motivos que veremos a continuación.

Por un lado puede deberse a la boya que se encuentra flotando en el interior de nuestra cisterna. Su funcionamiento es sencillo, cuando llega a un determinado nivel hace que el paso del agua se corte. Sin embargo es posible que la goma que lo sujeta se encuentre en mal estado y sea necesario cambiarla. También puede ocurrir que la boya no esté bien colocada y que no esté cumpliendo bien su función. En este caso lo mejor es quitarla y volver a ponerla a la altura correcta para que funcione correctamente.

Por otro lado, puede ocurrir que las gomas que forman parte del mecanismo de descarga se hayan deteriorado. Esto puede ocurrir por el propio efecto de la cal presente en el agua o por el uso continuado. En este caso habrá que cambiar la goma afectada. La manera de hacerlo dependerá del tipo de cisterna que tenga nuestro inodoro. Ya que en algunos casos es necesario desmontarla del todo. Ante cualquier duda ponte en contacto con un fontanero que pueda hacer el trabajo.

Problemas con los desagües

Otro de los problemas que estamos muy acostumbrados a ver en todos los baños con los desagües que no tragan correctamente. Es decir, que el agua de la ducha o del lavabo tarda más de lo normal en irse por la tubería. Haciendo que se acumule y en ocasiones acompañado de un mal olor de las tuberías. Este problema suele tener que ver habitualmente con el bote sifónico del baño en el que nos encontremos.

Para solucionarlo habrá que quitar la tapadera plateada del sifón que suele encontrarse en el suelo del aseo. Y una vez abierto tendremos que usar un desatascador para eliminar todos los residuos que puedan estar acumulándose. Habitualmente se trata de pelo, horquillas y restos de jabones que se van por los desagües y terminan por obstruirlos.

Sin embargo, en ocasiones el problema puede ser mayor y necesitar de la acción de una empresa de desatrancos en Madrid. Si has probado a desatascar el sifón y aún así persiste el problema, es posible que se trate de un atasco mayor. Como los que pueden darse en las tuberías generales del edificio y que necesitan una acción más específica y profesional.

Pide presupuesto













contactar con fontanero

Call Now Button